Nuestro ideario

  1. En la Biblia.

Es la palabra de Dios, aunque fue escrita por hombres, fue guiada por el Espíritu Santo. (Salmos 119:11· Isaías 40:8 · 2 Timoteo 3:15-17)

  1. En la Trinidad.

Un solo Dios, manifestado en tres personas: Padre, Hijo y Espíritu Santo. Aunque cada uno cumple una misión diferente, todos poseen el mismo poder y autoridad

  1. En el Padre.

Dios es Omnipresente, es Digno, es Santo. El es Padre amoroso y compasivo, y dio a su único hijo para darnos redención de pecados. (Éxodo 3:14 · Juan 3:16 · Hechos 17:28)

  1. En el Hijo.

Jesús es completamente humano pero a la misma manera es completamente Dios. Él murió, resucitó al tercer día y ascendió al cielo sentándose a la diestra de Dios Padre. Él venció la muerte con su resurrección. (Isaías 7:14 · Mateo 1:18-23 · Juan 1:1 · Colosenses 1:15)

  1. En el Espíritu Santo.

La presencia del Espíritu Santo nos lleva a tener una comunión intima con Jesús. Él guía a los creyentes a toda verdad y los convence de pecado. Es nuestro consolador y también nos da dones especiales. (Salmos 51:11, Joel 2:28-32, Isaías 61:1-3, Efesios 1:13-14)

  1. En el Hombre.

El hombre fue creado a imagen de Dios, a causa de su pecado fue separado de Dios. Cada ser humano fue creado de una manera única. Solo a través de la Cruz se puede obtener arrepentimiento y perdón de pecados. (Génesis 1:26-30· Salmos 8:3-6 · Jeremías 17:5 · 1 Corintios 1:21-31)

  1. En la Salvación.

La única manera de recibir salvación es por medio de la Sangre de Jesús. La salvación es un regalo de Dios, y solo ocurre cuando las personas tienen un corazón dispuesto a rendirse a sus pies. (Isaías 1:18 · Mateo 1:21· Hechos 2:21 · Gálatas 2:20)

  1. En la Iglesia.

La iglesia es una comunidad de creyentes que se reúnen para aprender más acerca de la palabra de Dios. Está comprometida a dar las enseñanzas de Cristo, y desea llevar el evangelio a todo el mundo. La iglesia trabaja en amor y unidad para poder glorificar a Dios. (Mateo 16:18-19 · Colosenses 1:18 · 1 Timoteo 4:14 · Apocalipsis 21:2-3)